Jávea, un poco más lejos!

Jávea es un pueblo de pescadores que se ha convertido en un importante destino turístico en la Costa Blanca. Javea se encuentra más o menos a medio camino de la Costa Blanca, entre Calpe y Denia.

El casco antiguo de Jávea no está directamente al mar, pero está a un kilómetro adentro. Aquí, en las antiguas calles estrechas no se nota a penas el turismo habitual. Aquí hay hermosos edificios como la iglesia de Sant Bartomeu y la Capilla de Santa Anna. Quién quiere visitar el casco antiguo de Jávea, debe tener en cuenta que un aparcamiento no es siempre fácil de encontrar.

El Puerto de Aduanas del Mar consta de dos partes: el puerto deportivo y el puerto pesquero. Por la mañana, los barcos de pesca vienen a tierra para traer muchas toneladas de pescado fresco en la lonja de pescado.

Toda la costa de Jávea tiene unos tres kilómetros de longitud. La playa principal es la playa Arenal (Platja de l’Arenal) donde se puede alquilar sombrillas y tumbonas. Alrededor de esta playa, hay un paseo marítimo con muchos restaurantes, cafeterías y tiendas. En la parte norte de Jávea esta la playa de guijarros La Grava. Esta pequeña playa también tiene su propio paseo con agradables terrazas. A pesar de ser pequeña, la playa de La Grava está menos poblada que el Arenal. Entre estas dos playas está Muntanya I. Esta es una playa de piedras, intercaladas con grandes extensiones de rocas. En esta parte tranquila de Javea hay algunos chiringuitos “lounge” con vistas preciosas al mar.

Cerca de Jávea está El Montgó. La montaña con una altura de 753 metros, oferece una vista hermosa sobre Jávea. Esta montaña también asegura que el viento y el mal tiempo llegará a Jávea con menos facilidad. De El Montgó en días claros, se puede ver la isla de Ibiza que está a unos 90 km.

El mercado es el jueves por la mañana en el centro antiguo de la ciudad, accesible en autobús desde el estación de Benidorm.